A medida que los procesos de fabricación y los proyectos de producción continúan creciendo en cuanto a escala y complejidad, cada vez más empresas deben hacerse esta pregunta: ¿Qué sucede cuando las prácticas recomendadas no son suficiente?

Jim Nyquist.jpgJim Nyquist (derecha) de Emerson se reunió con sus colegas ejecutivos de organizaciones de propietarios para compartir sus conocimientos sobre el tema: “»Más allá de las prácticas recomendadas: el pensamiento más reciente sobre cómo hacer las cosas de modo diferente»,” en la conferencia de ingeniería petroquímica y construcción llevada a cabo el 7 de junio en Nueva Orleans. El grupo de debate se centró en un nuevo pensamiento para abordar los problemas de proyectos centrales y las estrategias de implementación con el fin de mejorar los resultados de los proyectos.

La complejidad de los proyectos sencillamente aumentó con los equipos, las ubicaciones y los suministros mundiales, afirmó Nyquist, pero las prácticas recomendadas actuales nunca se diseñaron con el fin de abordar estos factores. Las empresas como Emerson han trabajo arduamente en los últimos años para encontrar nuevas soluciones. Las tecnologías emergentes, como la virtualización, permitieron que las empresas aborden los problemas en las primeras etapas del proyecto y reducir los riesgos de recarga de actividades.

Las empresas deben confiar en un equipo integrado de gestión del proyecto para guiarlo por los aspectos técnicos y comerciales, así como también por las diversas interfaces que se requieren en un proyecto.

Las habilidades de gestión de cambios son un requisito, agregó Nyquist. Las especificaciones se mantuvieron constantes mientras la tecnología avanzaba rápidamente. Tomemos como ejemplo las impresoras. La instalación de una impresora nueva solía requerir conocimiento de los puertos y la configuración de una computadora, pero ahora, las computadoras reconocen automáticamente las impresoras y las conectan a la perfección. Estas son tecnologías que existen dentro de los sistemas de control, pero las especificaciones no necesariamente siguieron el ritmo para aprovechar estos métodos más rápidos.

La iniciativa de certidumbre del proyecto de Emerson ha sido una solución reciente para los métodos de trabajo que cambian rápidamente. La certidumbre del proyecto, que implica una mezcla de tecnologías transformadoras combinadas con las prácticas recomendadas actuales, permite abordar los problemas del proyecto de manera integral. Los instrumentos inalámbricos son un excelente ejemplo. Ahora, normalmente el 40 % de los dispositivos de medición de una planta se utilizan solo para tareas de indicación o monitorización; sin embargo, los dispositivos inalámbricos pueden ahorrar un 80 % de los costos normales de ingeniería, documentación, cableado y fuerza laboral en comparación con los dispositivos cableados. Para las plantas petroquímicas, estos ahorros pueden ser en millones.

¿Desea obtener más información? Vea el video de Jim Nyquist sobre la certidumbre del proyecto aquí o lea más sobre la perspectiva de Nyquist en Emerson Process Experts.